Archivos para junio, 2012

El Nuevo Orden Mundial (NOM) postula la desaparición de los Estados nacionales débiles. Este dato objetivo no fue tomado en cuenta al exacerbar el indigenismo, que acabó por fortalecer a los grupos separatistas de Santa Cruz. Tampoco se ha dimensionado el daño ocasionan a la soberanía nacional la presencia de ONG, de cuyos desembolsos se beneficiaron movimientos indigenistas y el propio MAS.

Ahora Evo censura a USAID por su ingerencia en el país. ¿Es que ignorábamos la presencia de la Fundación Soros y de ONG como CIPCA (de Xavier Albó), CEJIS (que, según Leonardo Tamburini, recibe dineros de EEUU, Inglaterra y Alemania), OXFAM ( financiada por British Petróleum, Rockefeller y Ford), “Tierra” (de Miguel Urioste), además de Qhana, Aclo, Cepad, Cedoin, IPTK y otras, que reciben recursos de EEUU, Reino Unido, España, Suiza, Suecia, Dinamarca, Holanda, Canadá y el Vaticano? Si Cristina y Evo no resuelven sus contradicciones internas, el eje defensivo Bolivia-Argentina-Venezuela seguirá siendo una quimera.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=63952

Anuncios

USAID – NED-ONGS

Andrés Soliz Rada

El Presidente Evo Morales sostuvo que USAID es “una agencia de penetración ideológica-política en organizaciones sociales que busca consolidar intereses específicos del imperialismo en territorio nacional” (23-06-10). El vicepresidente Álvaro García calificó a esa entidad de “racista, de derecha e imperialista” (19-06-10). Lo anterior obliga a ambos dignatarios a explicar por qué, a pesar de esos juicios de valor, permitieron que USAID, el Banco Mundial y ONG europeas diseñaran el Estado plurinacional vigente. USAID financió, el 2004, la “Unidad de Coordinación para Asamblea Constituyente”. La ONG CIPCA, del jesuita catalán Xavier Albó, es la operadora en Bolivia de la agencia oficial de EEUU (FIA), principal impulsora del proyecto indigenista y de 36 naciones con sus respectivas justicias comunitarias. En agosto de 2007, la Cámara de Senadores resolvió por unanimidad condecorar a Albó, la que sólo fue alcanzada al aprobarse los nuevos contratos petroleros que desvirtuaron la nacionalización de los hidrocarburos.

Leonardo Tamburini, de CEJIS, dice que su ONG es financiada sólo por Europa. Remarcó que CEJIS ha sido “pilar fundamental de lo que hoy se llama Estado plurinacional” (“Página Siete”, 26-06-10). Lamentó que el gobierno se oponga a crear unidades territoriales indígenas, que harían desaparecer a los departamentos de Bolivia. En estos momentos, la Unión Europea, EEUU, el Banco Mundial y el FMI exigen a Grecia vender varias islas a fin de pagar su deuda externa. El gobierno inglés ha dotado de una sede a la “nación mapuche”, en 6 Lodge Street, Bristol, encabezada por el indígena Reinaldo Maniqueo y cooperado por un directorio integrado por los McCarthy, Stanley, Watson, Chambers, Brickley y Harvey (www.mapuche-nation.org). El proyecto está relacionado con la futura explotación petrolera en Malvinas. El Banco Mundial impulsa hoy, de manera acelerada, la enajenación de tierras en países periféricos, en tanto USAID está patrocinando el referéndum en Sudán, que fracturará también a ese país (“rebelión.org”, 26-06-10).

En Bolivia, se busca diferenciar a ONG buenas de las malas. La duda sólo puede ser resuelta por la ciudadanía con información suficiente. Corresponde a la ministra de Transparencia, Nardi Suxo, informar sobre los recursos de las ONG, su procedencia y destino, comenzando por las vinculadas a su persona. El ex Ministro de Evo, Juan Ramón Quintana, representó a la Red de Seguridad y Defensa (RESDAL), ligada al multimillonario George Soros y sostenida, además, por la Fundación Nacional para la Democracia (o Nacional Endowment for Democracy -NED–), durante el gobierno de Bush. El Consejo Andino de Productores de Hoja de Coca (CAPHJ) es financiado por la Comisión Andina de Juristas (CAF), con recursos de USAID y Soros. Este personaje ha gestionado el contrato minero de “San Cristóbal” (Potosí), cuyos empresarios se benefician con mil millones de dólares al año y tributan 35 millones.

La Federación Autónoma de Municipalidades obtiene ayuda de USAID y OXFAM (de Inglaterra). Es el momento de publicar sus cuentas. El ministro de Autonomías, Carlos Romero, es experto en mecanismos de financiamiento de ONG. Su aporte al informe de Suxo será vital. Evo dijo que conoce los nombres de ex dirigentes del Consejo Nacional de Ayllus y Marcas del Qullasuyo (CONAMAQ) que trabajan en la Embajada de EEUU. No debería silenciarlos. Los partidos políticos (sobre todo el MAS) están obligados a detallar el origen y monto de sus gastos electorales, a fin de descartar apoyos económicos de ONG, petroleras y entes ilegales, convertidos en abogados del Estado plurinacional. El esclarecimiento debería servir para que el país avance en la erradicación del colonialismo interno con políticas propias y no con remesas de organizaciones extranjeras que tratan de disgregarlo

 

 

El “número dos” de Al Qaeda, falsamente declarado muerto por el régimen de EEUU, aparece en vídeo para pedir apoyo a los rebeldes sirios.

 

Abu Yahya al Libi (Archivo)

RiaN.- La red terrorista Al Qaeda difundió un vídeo de Abu Yahya al Libi, su “número dos” declarado muerto por Estados Unidos hace más de una semana, en el que éste pide apoyo para los grupos armados sirios, informaron agencias internacionales.

“Llamamos a nuestros hermanos de Irán, Jordania y Turquía a que ayuden a sus hermanos de Siria”, declara Al Libi en la grabación.

Al mismo tiempo, el cabecilla de la red terrorista afirma que ya no quedan esperanzas de que la revolución en Siria sea pacífica.

Según destacan medios internacionales, es prácticamente imposible conocer la fecha exacta del vídeo difundido por Al Qaeda.

El pasado 4 de junio se informó que Al Libi falleció en el ataque de un avión no tripulado estadounidense en el norte de Pakistán. Posteriormente, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, confirmó estas informaciones.

La muerte del líder terrorista también fue confirmada por un cabecilla de los talibán pakistaníes, quien la definió como una “gran pérdida”.

Abu Yahya al Libi, líder espiritual de los terroristas islámicos, cuyo verdadero nombre es Mohamed Hassan Qaid, se convirtió en el foco de atención de los medios después de fugarse de una prisión estadounidense en territorio afgano en 2005. Su muerte ya se había anunciado en varias ocasiones, aunque sin llegar a confirmarse posteriormente.

Por Roberto García Hernández

Las amenazas de represalias por parte de Ankara y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), renuevan el debate sobre la posibilidad de una acción militar directa o indirecta de Estados Unidos y sus aliados contra el Gobierno de Damasco.

  El primer ministro Recep Tayyip Erdogan dijo que el derribo de un avión militar turco sobre territorio sirio fue un acto deliberado, y que cualquier aproximación de fuerzas militares de Damasco será percibida como una amenaza y se tomarán las medidas necesarias para rechazarla. Medios de prensa europeos refieren que los militares turcos han trasladado unidades blindadas a sectores fronterizos con el vecino país árabe.

Anders Fogh Rasmussen, secretario general de la OTAN, apoyó las posiciones de Ankara, y calificó el derribo del avión como una medida completamente inaceptable.

El presidente Barack Obama, la Secretaria de Estado Hillary Clinton, el Secretario de Defensa Leon Panetta, y otros funcionarios han proclamado en las últimas semanas la posibilidad de una acción militar directa o indirecta contra el gobierno de Siria.

El senador republicano por Arizona John McCain, excandidato republicano, ha solicitado en varias ocasiones, durante este año, una intervención militar de Estados Unidos en ese país árabe, lo que algunos especialistas interpretan como el sentir de los sectores más reaccionarios de la política de Washington.

La Casa Blanca acusa a Damasco de llevar a cabo acciones represivas contra la población civil y, desde hace más de un año, ha incrementado las sanciones y acciones subversivas de todo tipo contra el presidente Bashar Al Assad.

De acuerdo con especialistas, la principal preocupación de Washington es su apoyo a la causa palestina y la tradicional política siria de rechazo al papel de Israel en la región del Medio Oriente.

Medios de prensa han confirmado en los últimos días que el Pentágono ha finalizado sus planes de contingencia para dicha operación, que contaría con el apoyo de sus aliados europeos y árabes.

El mando militar incrementó sus actividades de espionaje con el empleo de los llamados drones o aviones no tripulados y a través de satélites.

En Washington, expertos consideran que el suministro de armas a la oposición constituye la mejor táctica y la menos riesgosa, en el objetivo de derrocar al gobierno del presidente Al Assad.

Según el diario The New York Times, un grupo de oficiales de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) trabaja desde hace varias semanas en el sur de Turquía -que comparte unos 800 kilómetros de frontera con Siria- en la entrega de armas e información a los grupos contra el gobierno de Damasco.

El rotativo afirma que las armas, pagadas por los gobiernos de Ankara, Arabia Saudita y Catar, incluyen fusiles automáticos, lanzagranadas, municiones y armamento antitanque, y que llegan a territorio sirio a través de Turquía principalmente.

Esta misión de la CIA es el caso más evidente y detallado del apoyo de Washington a la campaña militar contra el presidente Al Assad y un intento por incrementar las presiones contra Damasco, reconoce el periódico neoyorquino.

Otras opciones agresivas contra Siria que parecen latentes son la imposición de una zona de exclusión aérea y una especie de bloqueo marítimo parcial o total, acciones ilegales que no cuentan, al menos todavía, con el mandato de Naciones Unidas.

Especialistas señalan la posibilidad de que Estados Unidos y sus aliados realicen golpes punitivos contra blancos seleccionados en territorio sirio, con la aviación y los medios de ataque de las fuerzas navales ubicadas en la región.

Informaciones de prensa confirman que agentes estadounidenses presionan en el terreno directamente a algunos de los jefes de las principales unidades militares sirias para que abandonen sus puestos y se rebelen contra el gobierno.

En este contexto, la posición de Rusia resulta un escollo para los planes bélicos de la Casa Blanca.

Los diarios The Washington Post y The New York Times coinciden en destacar el ambiente de frustración que se percibió después de la entrevista del presidente de Rusia, Vladimir Putin, y su homólogo estadounidense, Barack Obama, en la Cumbre del G-20.

Al parecer Obama insistió en que la salida del presidente Assad del gobierno es la única vía para solucionar la crisis.

En medio de la campaña electoral en Estados Unidos, la llamada gran prensa estadounidense reconoce que resulta muy difícil para la Casa Blanca evaluar con precisión hasta qué punto resultaría favorable una acción militar directa o indirecta.

Uno de los elementos que se tendrían en cuenta, tanto en Washington como en las capitales europeas, para llevar a cabo una acción bélica contra Siria, sería el nivel de apoyo interno a una medida de este tipo.

Según la encuesta más reciente de la cadena CNN, solo el 33 por ciento de los estadounidenses apoya una intervención militar de Washington contra el gobierno de Assad.

El diario inglés The Guardian señaló que el 52 por ciento de los franceses y el 65 por ciento de los españoles respaldan una eventual intervención. En Alemania e Italia, la aprobación alcanza 45 y 43 por ciento, respectivamente.

Expertos militares señalan que las evaluaciones preliminares del Pentágono y la CIA sugieren que una campaña prolongada sería una misión complicada, provocaría muchas bajas civiles, con “daños colaterales” que tendrían un alto nivel de muertes y un considerable costo político para los agresores.

Las próximas elecciones presidenciales de noviembre y los temores de la opinión pública estadounidense ante el resultado incierto de una nueva contienda militar, son factores que obstaculizan una decisión política para intervenir militarmente en Siria.

Por todo eso, los elementos que intervienen en el proceso de toma de decisiones en la Casa Blanca tendrían que evaluar los pro y los contra de una operación militar de esta envergadura para evitar que, desde el punto de vista político, al propio presidente Obama haya que sumarlo a la lista de las víctimas de los llamados daños colaterales.

* Periodista de la Redacción Norteamérica de Prensa Latina.

Fuente The Guardian England

Un grupo de empleados de la CIA se encuentra en Turquía, no lejos de la frontera siria, y ayuda a definir a qué grupos opositores es razonable suministrar armas. Así lo revela la publicación New York Times citando una fuente de la Administración de EE. UU.

“Según los datos de un alto cargo estadounidense, los oficiales de la CIA se encuentran en el sur de Turquía desde hace algunas semanas. Una de sus tareas es asegurarse que las armas que se suministran a los rebeldes sirios no resulten en manos de Al Qaeda u otros grupos terroristas”, en palabras del funcionario que recoge la publicación.

El periódico subraya que el mismo EE. UU. no suministra armas a los adversarios de Bashar al Assad. No obstante, las fuentes del New York Times aseguran que los empleados de la CIA controlan y ayudan al reparto de las armas y munición de guerra, comprados con el dinero de Turquía, Arabia Saudí y Qatar, a los opositores sirios.

Estas armas entran en Siria en general a través de la frontera turca. Para esto se usa una red secreta de mediadores. La fuente afirma que a los rebeldes sirios se les suministran fusiles, lanzagranadas, municiones de guerra y armas que se aplican contra tanques. “En la Administración de Obama precisaron que no suministran armas a los rebeldes sirios, pero reconocieron que algunos vecinos de Siria lo hacen”, dice el periódico.

EE. UU. y Reino Unido están dispuestos ofrecer a Bashar al Assad, clemencia y garantizar un paso seguro, para impulsar una conferencia para la transición política en el país árabe. La información fue publicada por el periódico “The Guardian” y cita a fuentes diplomáticas de Gran Bretaña. Según el rotativo, esta decisión viene tras el encuentro de Barack Obama y David Cameron con Vladimir Putin en el marco de la Cumbre del G-20, que tuvo lugar en México. Sin embargo en su discurso en la misma conferencia el presidente ruso destacó que el destino del país debe ser determinado por su población.

El coordinador del boletín “Armas contra las guerras”, Alfredo Embid, opina que los gobiernos que suministran armamento a los rebeldes y provocan el aumento del conflicto, no tienen ningún derecho a decidir sobre la clemencia para los políticos sirios. También denunció a RT que EE. UU. usa la táctica de personalizar conflicto en Assad.

EEUU  parece decir o es  por las buenas o es por las malas  la  caida del Gobierno Sirio.